Crear tu sitio de membresía: 3 mitos

membresiaLos mitos están en todas partes, pero cuando hablamos de internet… ¡se potencian! Especialmente cuando hablamos de infoproductos y entre ellos podemos considerar a las membresías, y en particular el proceso de la creación de este tipo de sitios.

Todos esto mitos se confabulan en contra del coach o profesional que conoce los beneficios que brinda este tipo de plataforma, pero le teme a los mitos que desarrollo más adelante.

¿Por qué? Pues como veremos, los mitos refuerzan el imaginario de las dificultades que subyacen tanto en la creación como en el manejo de una membresía, dando como resultado que la gente que lo necesita, emprendedores en el campo del coaching, la consultoría y los servicios y enseñanza en internet, lo ven completamente fuera de sus posibilidades.

Sin embargo, crear un sitio de membresía puede hacerse de manera simple y abarcadora.

Adentrémonos entonces en estos mitos; he pensado en los 3 más importantes y más limitantes, que aparecen siempre al hablar con prospectos interesados en tener su sitio de membresía pero que tienen bastantes temores  a la hora de tomar la decisión final.

3 mitos y la realidad detrás de ellos

Mito 1: “El aspecto técnico me supera”

La realidad es que no tenés que saber de HTML o CSS o PHP (ni siquiera tienes que saber qué significan esas siglas) para crear un programa de membresía.

Éstas pueden construirse en diferentes plataformas, y muchas son bastante simples.

Por lo general, una vez que se implementó la plataforma, lo demás fluye fácil, aunque dependiendo del modelo de membresía elegido.

Puede quedar ya listo con el material “liberándose” automáticamente según las compras; o por el contrario, si requiere actualizaciones constantes, es una cuestión fácil de agregar nuevos artículos, como lo hacés con los posts de tu blog.

E incluso así, ¡existen varias opciones de servicios que ofrecen la gestión de los sitios de membresía!

Mito 2: “Lo que me preocupa es la constante actualización del material”

Como te nombré anteriormente, mucho depende del tipo de membresía que hayas elegido. Es vital detenerte en este punto y pensarlo en profundidad al momento de crear tu membresía, sopesando los pros y contras de cada modelo de membresía para elegir el que más te convenga a vos, a tu trabajo y estilo de vida que deseás.

Insisto, existen varios modelos y no todos requieren actualización constante de la información.

Por ejemplo:

Si tenés una clase que das regularmente “en vivo”, via teleseminar o webinar, podés ofrecer la grabación como parte de un curso tipo “self-study”, y continuar ofreciendo la clase en vivo, con opciones a preguntas y respuestas, para los miembros de una opción avanzada de membresía. Digamos que el curso de auto-estudio es para miembros regulares y la opción en vivo para los miembros “Silver” o “Plata” o “VIP”, el nombre y la diferenciación corren por tu cuenta 😉

Una vez que la plataforma está publicada, los estudiantes pueden registrarse y pagar, trabajar con el material ¡y listo!

Dos formas de mercadear ¡tu único producto! ¡Y con una misma plataforma! Todo con tu mismo trabajo de siempre, sin esfuerzos extras de tu parte. Y allí estará para siempre.

Si creés que tu público prefiere el tipo de membresía más “tradicional”, pero te preocupa el tener que escribir siempre material fresco, y en abundancia, una idea que te facilitará las cosas es grabarte, y agregar material en audio y video, que es muy valorado por todo tipo de público (acordate que cada vez estamos más exigentes 😉 ).

Luego también podés enviar a transcribir ese material, ya sea para acompañar los audios y/o videos o para propósitos de repurposing.

La transcripción de tu material oral te da la oportunidad de tener contenido renovado instantáneo.

Mito 3: “Puedo usar Twitter, Facebook, etc., ¿pero añadir contenido a estas plataformas no es mucho más complicado?»

Si podés twittear, postear en Facebook o en tu blog, entonces definitivamente podés agregar contenido a tu sitio de membresía para actualizarlo: fácil y rápido.

De hecho una plataforma muy popular para la creación de sitios de membresía es WordPress. ¡Sí, podés tener tu blog y tu sitio de membresía en la misma plataforma!

Por supuesto, la popularidad de WordPress radica justamente en la simplicidad para gestionarla y añadir contenido sin conocimiento de código o diseño. Añadir contenido es tan fácil como hacerlo en un documento de Word o escribir un email.

De igual forma, es cada vez es más fácil e intuitivo añadir otro tipo de archivos: audios, videos, PDFs, archivos comprimidos, etc.

También existen miles de plugins que te pueden ayudar a hacerlo incluso más fácil todo.

**********************

Un último punto a aclarar con respecto a estas plataformas, y un mito que me gustaría destronar, es el del COSTO:

“Es demasiado caro tener tu sitio de membresía”

En verdad es una relación super favorable de “Costo-Beneficio”.

De hecho, se puede crear una plataforma desde 0 (cero) USD! ¿Cómo? Sí, así es, tan sólo utilizando una funcionalidad de WordPress.

Aunque sólo recomiendo esto como un recurso para los recién iniciados, los demás que consideran seriamente implementar su membresía, existen plataformas desde menos de 100 USD (97 USD para ser más específicos). E incluso plugins de menor costo que eso, rondando los 37-40 USD.

Por supuesto, podés también invertir miles de dólares si así lo querés: en un desarrollador o programador que te hagan una plataforma única, pero si tenés esos fondos, ¡usalos en otra cosa! 😉

También está la posibilidad de invertir en un equipo que te ayude a manejar y gestionar la membresía y comunidad que se crea a partir dela misma, desde la atención al cliente o la parte técnica (como una Asistente Virtual) si no es de tu interés esa parte.

¿Ansioso por comenzar con tu propio sitio de membresía? Si necesitás ayuda en la parte técnica, no dudes en contactarme aquí.

2 comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *